El contenido y la tecnología

A raiz del artículo publicado sobre la demanda de las discográficas francesas contra las radios online de su pais, del bloqueo establecido a los nodos de telefonía francesa para que el usuario no descargue programas de P2P y las últimas novedades en negociación de Steve Jobs al respecto de su iPhone con las telefónicas, se me ocurre comentar que algo está pasando en la vida real.

Si bien es cierto que esta lucha de la SGAE y las discográficas por proteger el negocio contra un ente llamado internet y su diseño de red (lo cual les complica más la lucha) está empezando a vislubrar algo de luz, seguramente no devolverá el negocio discográfico a su estado inicial. Al fin y al cabo, cuando las cosas parezcan reguladas, el negocio habrá cambiado. La incorporación de un nuevo mega canal de distribución como internet habrá cambiado la configuración de los obsoletos negocios discográficos. Mientras las discográficas han estado demandando y reclamando en los tribunales, el negocio se les ha escapado impúnemente y han dejado que cambiara de manos. Si tienen cualquier duda al respecto, pregunten a myspace si los ingresos que obitenen por publicidad los redistribuyen entre los artistas que les aportan el contenido de su web, o hagan las cuentas del precio del ADSL y lo que realmente les aportaría si no tuvieran contenidos que descargar.

Esta falta de visión estratégica de las discográficas es lo más preocupante, deberían haber ellas mandado en el cambio y no dejarse meter goles. Deberían haber protegido sus intereses y los de los artistas, reinvertir, mirar hacia delante, pensar,… ha quedado patente que todo el dinero ganado durante estos años ha sido gastado con alegría y que cuando han venido las vacas flacas han sido incapaces de pagar a alguien para que les sacara del agujero y han tenido que tirar de despedir a su personal por no haber previsto ni haber tenido visión de futuro, creando el pánico en el sector. Ellos se han quedado sin discos porque ahora sólo se venden canciones (un bien inmaterial), aunque se volverán a vender discos enteros, seguro.

Y detrás de ellos las sociedades de gestión de los derechos de autor, de las cuales soy un defensor. Estas han salido a defender a capa y espada los derechos de los autores sin saber muy bien contra qué o quién luchar, pero me consta que lo han estado haciendo.

Finalmente y gracias a las discográficas francesas, se ha confirmado lo que muchos sabíamos, son los nódulos de telefónica proveedores del os servicios de banda ancha los que tenían el poder de bloquear los servicios de P2P. Pero evidentemente, a estos les convenía alargar al máximo los grandes beneficios obtenidos por la comercialización de ASDL con contenidos gratuitos. En un segundo plano, las empresas indutriales han descubierto en internet un canal publicitario barato para promocionar sus productos al tener la posibilidad de comprar espacios de publicidad a coste prácticamente cero para promocionarse en webs donde los contenidos eran gratuitos.

Por otro lado está la lectura del usuario que normalemente barre para casa con todo tipo de argumentaciones débiles en favor la descarga gratuita de contenidos,… en fin los franceses han empezado a ponerse las pilas: si las telefónicas no permiten los P2P, se reducen las descargas gratis. Evidentemente esta medida, a priori parece que vaya a reducir la comercialización del ADSL en Francia puesto que la tecnología no ofrecerá todos los contenidos que antes podía ofrecer.

Personalmente espero que esta situación se generalice en todo el mundo.

Hay, sin embargo, un segundo paso a dar en favor de los artistas y proveedores de contenido digital. Tal como comentaba Steve Jobs, el iPhone supone una revolución en la telefonía por dotar de contenidos multimedia al teléfono. Si las ventas del iphone son superiores a las del teléfono movil convencional, es porque añaden más valor al simple hecho de tener un teléfono. El valor añadido es el que aporta el contenido. La conclusión de Jobs es que Apple cobre un variable sobre el incremento de las ventas de telefonía. Este parece ser su caballo de batalla y según mi punto de vista tiene una lógica aplastante. En caso de que esta idea fructifique, provocará una reacción en cadena en el resto de proveedores tecnológicos. Aunque parezca evidente que la aportación de contenidos digitales es clave para el desarrollo de la tecnología, los proveedores de tecnología han intentado no tener que pagar los contenidos nunca.

Lo que seria equitativo seria que los proveedores de contenidos cobren igual que lo hacen los proveedores de tecnología. Ese es el argumento principal de Jobs y que me parece absolutamente cierto. De igual modo los proveedores de ADSL deberían pagar parte de sus cuotas a los proveedores de contenidos. Yo no se de qué manera se podría realizar esta redistribución pero estoy seguro que en este punto las sociedades de gestión de los derechos de autor tendrán mucho que decir. Por otro lado, si realmente es posible bloquear los nódulos de programas P2P, sólo queda que las webs de contenidos multimedia gratuitos paguen en función de los ingresos publicitarios recibidos a sus proveedores de contenidos. Es decir, si las radios online se benefician de ingresos publicitarios por difundir músicas de autores concretos, ellas deberían pagar parte de sus ingresos a esos proveedores de contenido. Al igual que el resto de webs que cobran ingresos por publicidad gracias a los contenidos que hasta ahora les salen gratis.

Javier León
www.apadrinaunartista.com

0 Responses to “El contenido y la tecnología”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: